“Dos lagunitas”: ¿Conga pretende cumplir las exigencias de Humala?

Por Alan Ele


En abril del 2012, el presidente Ollanta Humala dio un mensaje a la nación flanqueado por su premier y sus principales ministros. Humala informó que a su gobierno le había tocado encontrar soluciones a las interrogantes suscitadas por el proyecto minero Conga. El mandatario explicaba que por ello se había convocado a un peritaje internacional para verificar que el equilibrio ambiental esté asegurado. El presidente dijo que en relación al proyecto su gobierno ha dispuesto que se garantice que la cantidad, disponibilidad y calidad de agua para dar seguridad a los cajamarquinos de que dicho elemento se abastecerá adecuadamente. Dijo, además, que la empresa debe cumplir con las exigencias ambientales que derivan del informe pericial, como: que se amplíe la capacidad de abastecimiento de los reservorios, por lo menos cuadruplicando la capacidad propuesta en el proyecto; que se constituya en el más breve plazo un fondo social cuyos recursos sean usados en acuerdo con las autoridades locales; que la empresa garantice más de 10 mil puestos de trabajo directos siendo el mayor porcentaje destinado a la población local, y que se atienda la recomendación del peritaje sobre salvar las lagunas Azul y Chica, evaluando las alternativas hidrológicas y ambientales para evitar que se conviertan en depósitos de desmonte del Tajo Perol. Humala concluyó diciendo que los ministerios de Energía y Minas, de Ambiente y de Agricultura serán quienes garanticen que todos los requisitos se cumplan.


 Pero todo indica que la empresa minera no pretendía cumplir la mayoría de estas exigencias.
Para el líder ambientalista Marco Arana, el proyecto Conga no está paralizado desde noviembre del 2011 como dice la empresa minera. Para Arana, Conga está yendo sin ninguna duda pero a un ritmo lento debido a la caída del precio internacional del oro y a la férrea oposición de los comuneros de las zonas aledañas.
Para el gobernador nacionalista de Cajamarca, Ever Hernández, las exigencias son atendibles por la empresa, pero se activarán cuando se reactive el proyecto, y asegura que el Estado estará vigilante cuando eso ocurra.
Muchos cajamarquinos se preguntan por qué Conga, que asegura tener el apoyo de 32 comunidades del área de influencia, además del servicio permanente de la Dinoes, ¿no está yendo a su ritmo previsto? Quizá la respuesta esté, además del precio del oro, en las elecciones regionales del 5 de octubre, que serán como un referéndum sobre su viabilidad o no a mediano plazo.

Vayamos por partes:

a). Todo lo concerniente a los reservorios está dentro del mismo EIA del proyecto, o sea son una parte fundamental de este, ya que su principal función será servir para las actividades mineras, y solo después de ello para el riego y el uso humano. Si los reservorios se están construyendo, entonces Conga está yendo, esa es la ecuación. Los reservorios no son un “regalo extra” para los cajamarquinos, Yanacocha lo sabe, también Humala y sus ministros, pero prefieren asumir que, al menos, algo se ganó en la negociación y no meterse más en el asunto.

Ya se construyó el primer reservorio, el Chailhuagón, siendo uno de los cuatro que se tienen previstos (Perol (800 mil m3), Superior (7.6 millones de m3), Inferior (1 millón de m3) y Chailhuagón (1.43 millones de m3). El EIA plantea que la capacidad total de las lagunas es de 2,6 millones de metros cúbicos de agua, y que el proyecto logrará elevar esa cantidad a 10.83 millones de m3 a través de los reservorios. Por supuesto, todo está en el extenso EIA; incluso el que la función básica del reservorio Superior, el de mayor capacidad, será de abastecimiento para las actividades mineras.

Roque Benavides, representante de Buenaventura, socia de Yanacocha, dijo: Así es como, con la sugerencia de estos peritos, hemos pasado de un millón 300 mil metros cúbicos de agua que hay hoy en estas cuatro lagunitas... a ¡14 millones de metros cúbicos de agua! Originalmente, lo que contemplaba el estudio de impacto ambiental era una mejora a 3 millones y medio de metros cúbicos (que ya era casi triplicar lo que había)”. ¿?
Algo es seguro, algunos funcionarios de la minera más poderosa del Perú no han leído o no saben interpretar su propio EIA.
Pero Humala dijo textualmente: “cuadruplicar la capacidad de almacenamiento propuesta en el proyecto”, y la capacidad propuesta en el proyecto es de 10.83 millones de m3; lo que, en términos de la exigencia, harían más de 40 millones de m3 de agua y no 14 millones.


b). “…que se constituya en el más breve plazo un fondo social”. En junio del 2012, el gerente del proyecto Conga, Luis Argüelles, anunció que Yanacocha, atendiendo al pedido de Humala, destinaría un fondo social de 130 millones de soles para los próximos diez años, dirigido principalmente a las comunidades dentro del proyecto. El fondo ha quedado en suspenso al igual que, por ahora, la explotación del codiciado mineral. Se sabe que Yanacocha sigue “concientizando” y trabajando con las comunidades de la zona de influencia.
c). “…que la empresa garantice más de 10 mil puestos de trabajo directos”. Si por algo se ha caracterizado la minería en Cajamarca es por tercerizar sus servicios. Lo que destina una mina por cada empleado es absorbido por las services, que recontratan personal por un sueldo mucho menor al justo. ¿Pero qué dice el EIA de Conga?: “La fase de construcción del Proyecto Conga está programada para un periodo de 42 meses y empleará a aproximadamente 900 personas en los primero meses, llegando a alcanzar los 6 000 trabajadores en su momento más intenso, tanto para la ejecución de labores especializadas como no especializadas. Una vez que se inicien las operaciones de la mina, se estima que la mano de obra necesaria será de alrededor de 1 660 personas, incluyendo 1174 empleados, y 486 contratistas durante los primeros 11 años de operación”. Sobre esto, Roque Benavides dijo en una entrevista en junio del 2012: “No hay cosa más ineficiente que poner más gente a trabajar en un proyecto que necesita menos (…) Nosotros no podemos meter más gente menos calificada. Tenemos que meter la mejor gente y en el número adecuado”.


d). “…atender la recomendación del peritaje sobre salvar las lagunas Azul y Chica”. Y quizá este sea el punto más importante. Sobre esto Yanacocha ya fue clara: ¡No se salvarán estas lagunas! Roque Benavides adelantó: “No estoy diciendo que de todas maneras no se van a impactar las dos lagunas”. Y Javier Velarde, gerente de asuntos corporativos de Newmont para Sudamérica, fue más directo y aseguró, en octubre del 2013, que salvar las lagunas es “técnicamente imposible”.

Técnica y económicamente es imposible reajustar el proyecto. Pero, ¿acaso no eran unas lagunitas? ¿No eran unos charquitos sin impacto?

 


Entrevista a Roque Benavides  http://www.larepublica.pe/24-06-2012/roque-benavides-no-estoy-diciendo-que-de-todas-maneras-no-se-van-impactar-las-dos-lagunas

 

Para ahondar en el tema de “las lagunitas”, recordemos de qué trataba y qué revelaba el informe del ministro Giesecke de 11 páginas presentado a finales del 2011 al entonces premier Salomón Lerner con las observaciones al Estudio de Impacto Ambiental de Conga.

El informe revelaba que las lagunas Azul y Chica, “serán vaciadas y utilizadas como depósitos de desmontes”.  El informe hablaba de la vulnerabilidad de la zona por ser cabecera de cuenca y afirmaba que “no se han realizado estudios que de manera fehaciente demuestren que los depósitos de relaves no producirán filtraciones”. Entre las recomendaciones del informe estaba la de evaluar la reubicación de los desechos en lugares distintos a las lagunas.

Obviamente, el informe del entonces ministro del Ambiente, que ya planteaba salvar dos lagunas, dejó malparado el EIA del proyecto minero Conga, -y eso con el poco tiempo que contó para emitir sus resultados-. El informe generó tremenda polémica al interior del Ejecutivo que terminó con la no renovación en sus cargos de las autoridades responsables del revelador informe.
Ante la conflictividad social, el Ejecutivo, ya con nuevo ministro de Ambiente, Pulgar Vidal, contrató en el 2012 a peritos internacionales para que emitiesen una opinión sobre el componente hídrico del proyecto Conga. Claro, su contrato especificaba que no podían declarar inviable nada y que solo podían dar recomendaciones para sacar adelante el cuestionado proyecto.
Los peritos españoles Rafael Fernández Rubio y Luis López García, y el portugués José Martins Carvalho recomendaron preservar las dos lagunas y algunos bofedales, confirmando lo dicho por Giesecke, además de incrementar la capacidad de los reservorios. Pero no fue solo eso, también recomendaron: estudiar la posibilidad de encapsular los rechazos de la planta de tratamiento de aguas ácidas en un depósito de seguridad. Analizar la conveniencia de emplear las técnicas de tratamiento y refino de aguas ácidas mediante métodos pasivos (humedales con plantación de totora). Conservar adecuadamente los materiales húmicos procedentes del desmonte del bofedal Perol,…etc”
Por lo que es totalmente válido preguntarse, si es que alguna vez se reactiva Conga: ¿Yanacocha podrá cumplir cabalmente con las exigencias de Humala? ¿Podrá el proyecto asegurar 40 millones de m3 de agua, un fondo social millonario, 10 mil puestos de trabajo directos con exclusividad para cajamarquinos y salvar las lagunas Azul y Chica?
***

Puntos de vista. Roque Benavides aseguraba que no existen las cabeceras de cuenca, y que el peritaje de Conga terminó por desbaratar esa noción. Parece que no leyó el art. 75 de la Ley de Recursos hídricos del Perú:




 Habría que preguntarle al Consejo de Cuencas, al Ministerio del Ambiente (antes que desaparezca) y a la Autoridad Nacional del Agua cuántas cabeceras de cuenca han sido declaradas intangibles de acuerdo a este artículo. Y preguntarle al presidente Ollanta Humala qué piensa de que ni siquiera se podrán salvar “dos lagunitas” desatendiendo sus exigencias.

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE OLLANTA HUMALA CON OCASIÓN DEL PERITAJE



Cajamarca, 25 de abrl 2012


Sr. Ollanta Humala.
Presidente de la República del Perú.
LIMA.-
Reciba Ud. nuestro saludo:

Los dirigentes del Comité Unitario de Lucha que venimos planteando la inviabilidad del proyecto Minas Conga, nos dirigimos a Ud. por mandato de la Asamblea Regional de más de 200 Delegados de los Frentes de Defensa, Rondas Campesinas, gremios sindicales, federaciones estudiantiles y otras organizaciones sociales cajamarquinas realizada el lunes 23 del presente año en la Escuela de Post Grado de la Universidad Nacional de Cajamarca para expresarle públicamente lo siguiente:
    1.    El noble y valiente pueblo de Cajamarca, ejerciendo su derecho constitucional a la protesta ciudadana se ha declarado en RESISTENCIA PACÍFICA PERMANENTE POR LA VIDA Y LA DIGNIDAD hasta lograr la declaratoria de inviabilidad del proyecto Conga y nuestras gloriosas Rondas Campesinas han constituido  el sistema de vigilancia ciudadana denominada “Guardianes de las Aguas”, quienes se están trasladando a custodiar y vigilar de manera permanente nuestras lagunas para no  dejar que se las destruya por parte de la acción de cualquier empresa minera. Es por ello, que le pedimos instruya a las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional para que se sumen a esta tarea y no repriman, como ha venido ocurriendo, a los comuneros que buscan preservar el agua que es el principal recurso en que se sustenta nuestros modos de vida.

     2.    Cumpla Ud. sus promesas al pueblo cajamarquino. No permita que continúe la destrucción de la principal fuente de recursos hídricos de nuestra región por el avance incontrolado de las actividades mineras. Yanacocha ya ha destruido muchas de nuestras lagunas (San José, Yanacocha, Maqui Maqui, Totorococha Chica, Patos, Corazón, La Quiwila, Carachugo, Chaquicocha, entre otras), así como también varios ríos e innumerables manantiales, lo que nos ha llevado a un clima permanente de conflictos a lo largo de casi 20 años con esta empresa minera. Manifestamos nuestra más firme decisión de no permitir que la destrucción de las fuentes naturales de agua se repita en ningún otro nuevo proyecto minero en nuestra región. Por eso, le decimos: renuncie Sr. Presidente a querer imponer el proyecto Minas Conga, sea buscando dividir nuestras organizaciones, a nuestras autoridades a través de la manipulación del gasto público, la criminalización de las protestas sociales o utilizando a las fuerzas policiales y militares que su gobierno tiene acantonadas en nuestra región. Sea Ud. el presidente de todos los peruanos y no el protector a ultranza de los intereses de las empresas mineras.

     3.    Ud. está informado que, por años, grandes mayorías de nuestros pueblos, han manifestado su abierto rechazo al proyecto minero Conga por no habérseles pedido su consentimiento de manera previa, libre e informada. Las audiencias ambientales que se hicieron para aprobar el EIA de Conga, no han constituido un mecanismo democrático y transparente de consulta, de allí la actual ilegitimidad generalizada de la que goza el proyecto minero y su EIA que fuera aprobado por el corrupto gobierno de Alan García que Ud. otrora denunciaba. Ud., Señor Presidente, no puede ni debe avalar hoy actos irregulares de una anterior administración corrupta como si fueran hechos consumados que no deben ser investigados y sancionados. Ud. ofreció hacer un gobierno nacionalista, no la continuidad de las políticas de un gobierno entreguista sometido al poder y las presiones de las corporaciones transnacionales.

     4.    Ud. sabe que desde Cajamarca planteamos de manera consensuada y bien fundamentada una propuesta de términos de referencia para que el peritaje realmente pudiera ayudar a encontrar una solución adecuada al conflicto. La propuesta fue entregada oficialmente al gabinete Valdés y sin embargo, no fue tomada en cuenta. Y Ud., Señor Presidente, también conoce que el peritaje actual no se hizo para estudiar seriamente si el proyecto Minas Conga estableciendo si podía ser viable o inviable porque los términos de referencia puestos por el empresario minero Oscar Valdés, que es ahora su primer ministro, no lo exigieron así, sino solo se pidió formular recomendaciones para mejorar las medidas de mitigación propuestas por la empresa minera en su cuestionado Estudio de Impacto Ambiental aprobado por la administración del corrupto gobierno de Alan García. Como resultado de ello, se terminó haciendo un peritaje que ha costado casi un cuarto de millón de nuevos soles a todos los peruanos y que solo ha servido para proponer los parches que permita que Yanacocha pueda seguir adelante con el proyecto Minas Conga. Esta decisión no fue seria, no fue responsable, no correspondió a lo que los pueblos de Cajamarca habíamos solicitado a su gobierno.

      5.    Con frecuencia en Lima, muchos medios de comunicación dicen que en Cajamarca hay gente y organizaciones sociales manipuladas que se oponen a todo tipo de inversiones y de actividades mineras. Eso no es verdad. Ud. también lo sabe pues es lo mismo que los medios de comunicación, que ahora lo apoyan, los que decían falsamente de Ud. cuando aún era candidato. En Cajamarca hay un pueblo digno organizado en sus rondas campesinas, frentes de defensa, gremios sindicales que trabajan junto a sus autoridades locales y regionales que no se han dejado someter a los intereses de las empresas mineras que vienen trabajando hace casi 20 años en nuestra región. Rechazamos ser vistos irrespetuosa y racistamente como ciudadanos de segunda categoría, Ud. también lo sabe, y así lo denunciaba cuando era candidato y era acogido en nuestras plazas y, hoy, que está cómodamente sentado en palacio de gobierno parece haberlo olvidado. Lo que nosotros le exigimos es que se prioricen las inversiones en actividades económicas sostenibles como la ganadería, la agricultura, el turismo, la forestación, piscicultura, los agrobionegocios, las industrias lácteas y cárnicas, la artesanía y no prioritariamente la minería como viene ocurriendo desde el gobierno corrupto y genocida de Alberto Fujimori y Montesinos. Le pedimos, a Ud. Ollanta Humala, que sea el presidente de la democratización del país, no del continuismo excluyente, centralista y depredador de nuestros recursos, o como diría su propia esposa, le pedimos que “camine derecho”, a tono con lo que nos prometió y no sometido a los dictados de la derecha bruta y achorada de nuestro país que perdió las elecciones y ahora quieren dictarle las políticas de gobierno que lo alejan de su pueblo.


      6.    Si bien es verdad que en nuestra región hay serios problemas de capacidad de gasto público como ocurre en la mayoría de regiones del Perú, le pedimos que su gobierno profundice el proceso de regionalización y descentralización para que se pueda fortalecer las capacidades de gestión de nuestros gobiernos regionales y locales para que, como ha ocurrido exitosamente en Cajamarca puedan planificar sus territorios en base a sus procesos de zonificación ecológica y económica, señalando donde se hacen o no qué actividades económicas, de manera que la minería se haga de forma planificada y eficientemente regulada pero no de manera caótica como viene aconteciendo. Ud, sabe que Cajamarca ya ha aportado suficiente, con parte de las destrucción de sus cabeceras de cuencas durante casi 20 años, los costos de este modelo de crecimiento económico que muchos celebran y que, en Cajamarca, no se ha traducido en mejora sustantiva de los servicios de salud, educación, vivienda y carreteras. Esta ha sido una responsabilidad compartida entre el gobierno central y los gobiernos regionales que hemos tenido. Esta historia puede ser diferente y de ningún modo debe teñirse de sangre como ha ocurrido ya en parte con los asesinatos de campesinos en los conflictos mineros durante estos últimos años con la minería, con la salud contaminada de poblaciones como las de San Juan y Choropampa o con ronderos abaleados que han quedado discapacitados por defender las lagunas de Conga. Ud. Señor Presidente, inaugure nuevas políticas de Estado que permitan que la minería sirva al desarrollo del país y no que el país entero siga sirviendo a los intereses mezquinos de las poderosas empresas mineras y para ello no bastan declaraciones líricas, sino cambio en las políticas de Estado y en los marcos jurídicos de la minería y las inversiones privadas.

      7.     Ud., Sr. Presidente, conoce de la tradición de nuestras rondas campesinas, sabe de sus luchas por defender la democracia al haber luchado y derrotado al terrorismo subversivo que pretendió instalarse en nuestra región. Ud., sabe que no es verdad que seamos violentistas, como sabe también que defenderemos con todas nuestras fuerzas nuestros derechos y que no terminaremos negociando jamás nuestros derechos al agua, la tierra, un medio ambiente sano, nuestra salud y que lo haremos por nuestro bienestar ahora y, sobre todo, por el de las generaciones de cajamarquinos que vendrán después. Por eso queremos abrir con Ud. el diálogo en torno al desarrollo sostenible de Cajamarca, para promover inversiones en actividades económicas alternativas y diversas de la minería; la generación de empleo en base a actividades agropecuarias y turísticas; la realización de evaluaciones y auditorías ambientales a las actividades de las mineras Yanacocha y Gold Fields; trabajemos juntos un plan de formalización o erradicación de la minería ilegal (según corresponda) en la provincia de Cajabamba; diseñemos juntos el plan de remediación inmediata de los pasivos mineros de la provincia de Hualgayoc. En lo que queda de su periodo de gobierno tracemos metas concretas de mejora de la calidad educativa, combatamos la desnutrición infantil, la violencia contra las mujeres; la inseguridad ciudadana, el narcotráfico; mejoremos los servicios de salud y la infraestructura de transportes; desarrollemos una pujante industria de productos lácteos, cárnicos, de productos derivados del cacao y el café orgánico; invirtamos en ciencia y tecnología para la implementación de la estrategia de desarrollo de nuestra biodiversidad dando normas para el aprovechamiento óptimo de los dineros del canon minero que tienen acumulada nuestra Universidad Nacional de Cajamarca; trabajemos intensamente para consolidar las mancomunidades y los corredores económicos; el plan de interconectividad informática de nuestra región; apoyemos decididamente a nuestras municipalidades para la culminación de las obras de agua y saneamiento básico en todas las ciudades; pongamos en valor el patrimonio arqueológico y cultural de toda la región en el marco de la oferta turística macro nororiental; fomentemos la industria gastronómica en base a la gran biodiversidad y la mayoría de jóvenes que tenemos. Pero lo que NO podemos hacer es condenar a Cajamarca seguir la vía de las regiones mineras del Perú, marcadas por un crecimiento económico minero pasajero que dejará luego la huella imborrable de la pobreza y la contaminación. Por eso, hagamos mejor la minería que ya se está haciendo desde hace 20 años, pero no dejaremos que Yanacocha haga más de lo mismo: ni en el Quilish, ni en las Lagunas del Alto Perú ni en Conga, ni en ninguna otra de nuestras cabeceras de cuencas. Ud. lo sabe, y decida hoy: constituya un nuevo gabinete ministerial e instrúyalo para que halle las medidas necesarias para declarar Conga inviable y cuide que no utilicen el Estado para sus intereses particulares.

     8.    Sr. Presidente Ollanta Humala, Ud. ha sido informado que miles de cajamarquinos y peruanos del país, en el mes de febrero pasado, hicimos la Gran Marcha Nacional del Agua y, aunque después de nueve días de camino fuimos impedidos de llegar a Palacio de Gobierno y al Congreso de la República para pedirle que declaren constitucionalmente al agua como un derecho humano, prohíban legalmente la minería en cabeceras de cuencas y la minería con cianuro y mercurio; le reiteramos ahora nuestro deseo de que el conflicto de Conga sea resuelto de manera pacífica a la brevedad posible, procediendo al retiro de la maquinaria de Yanacocha de la zona de nuestras lagunas, desmilitarizando nuestra región, cesando la persecución judicial y el acoso a nuestros líderes y autoridades honestas, haciéndose cargo de la recuperación de la salud de nuestros hermanos que fueron abaleados por la policía el año pasado cuando protestaban pacíficamente defendiendo su derecho al agua. Queremos ser escuchados y atendidos, queremos vivir en un ambiente de paz que sea fruto de la justicia y el respeto a los pueblos. Por el juramento que alguna vez hizo de servir a la patria, no nos obliguen, Ud. Señor Presidente y la empresa minera a tener que vivir en el clima de zozobra y tensión social en el que nos han metido desde el mes de noviembre y se prolonga ya por espacio de seis meses. Jamás olvide que históricamente los abusos de poder pueden conducir a la impaciencia y la desesperación de los pueblos a un escenario en el que, estamos seguros perdemos todos. Por eso, lo invocamos Señor Presidente a actuar con sabiduría y justicia, anteponiendo los intereses de nuestros pueblos a aquellos de los poderosos de siempre que, circunstancial y pasajeramente hoy le rodean y adulan.

     9.    Por último, hacemos de su conocimiento que, en el ejercicio de nuestro derechos constitucionales, se ha programado para el día 31 de mayo una jornada de movilización pacífica en toda la región Cajamarca que se extenderá por el tiempo que sea necesario hasta lograr  ser atendidos en nuestros justos reclamos.

Nos despedimos recordándole que en estas hermosas tierras, esta vez, los hijos de los Caxas, los de Atahualpa y del mestizaje que vino después, no estamos dispuestos a permitir que se repita un nuevo capítulo de la historia ignominiosa del oro en Cajamarca porque, ahora, hemos tomado conciencia del destino de nuestra historia, nos sentimos dueños de nuestro futuro, sabemos de la fuerza de la verdad y de la justicia de lo que defendemos y no permitiremos que se quiera nuevamente avasallarnos. Conga es inviable!

Comando Unitario de Lucha de la región Cajamarca.



-        Federación Regional de Rondas Campesinas.
-        Federación Provincial de Rondas Campesinas de Cajamarca
-        Plataforma Interinstitucional Celendina - PIC
-        Frente de Defensa de los Intereses y Medio Ambiente de Hualgayoc-Bambamarca
-        Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca
-        Frente de Defensa de los Intereses de la Región Cajamarca
-        Central Unica Nacional de Rondas Campesinas del Perú - CUNARC
-        Central General de Trabajadores del Perú – CGTP Cajamarca
-        Central Unitaria de Trabajadores – CUT Cajamarca
-        FEMUCARINAP
-        Federación de Estudiantes Universitarios de Cajamarca - FUC
-        Federación de Estudiantes  de Educación Secundaria de Cajamarca FESCA
-        Asociación Comerciantes Unidos de Cajamarca.
-        Mercado San Antonio de Cajamarca
-        Mercado San Sebastián
-        Mercado Inca Plaza
-        Base de Rondas Urbanas Comerciantes Unidos
-        Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación Cajamarca SUTEC
-        Red Verde Cajamarca
-        Equipos Docentes de Cajamarca
-        Parroquia Universitaria “Santo Tomás de Aquino”

Siguen Firmas…

Cajamarca, movilización y vigilia en respuesta al Peritaje Conga

Entre las 4 y 8 p.m. del día martes 17 de abril, unas 3 000 personas se concentraron en la Plaza de Armas de Cajamarca para iniciar un recorrido por las principales calles de la ciudad en respuesta a la presentación del peritaje de la parte hidrológica del EIA del proyecto minero Conga. Hubo movilización y luego vigilia.

La Marcha estuvo encabezada en un inicio por Idelso Hernández, representante del Frente de defensa regional de Cajamarca, y dirigentes de diversas organizaciones, se sumó luego el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos. Incluso resaltó la participación de clérigos de la Iglesia San Francisco de Cajamarca. A ellos se sumó Saavedra Marreros, presidente del Frente de defensa Ambiental.

Los discursos estuvieron enfocados a resaltar que lo del peritaje no era una sorpresa, ya que, según los participantes, los peritos no podían declarar su viabilidad o inviabilidad, y habían sido contratados por el Premier Oscar Valdés con la única finalidad de justificar sí o sí el proyecto minero. Además, los líderes de la movilización renovaron un compromiso de lucha unificada, se solidarizaron con los campesinos de Celendín que hace dos días estarían pernoctando en las lagunas, y finalmente invitaron al presidente Ollanta Humala a presentar el peritaje en la misma ciudad de Cajamarca.

Mientras tanto las ciudades de Bambamarca y Celendín se declararon en movilización permanente.







Saavedra: "No hay alejamiento con Goyo y Arana"




Con la participación de unas 350 personas se clausuró el evento denominado “La Asamblea Nacional de los Pueblos”, que se llevó a cabo en la ciudad de Cajamarca entre el 30 y 31 de marzo. El evento que tuvo como temas centrales el conflicto Conga y la convocatoria a una Asamblea Constituyente fue convocado, entre otros, por el dirigente cajamarquino Wilfredo Saavedra y contó con la participación de asociaciones y frentes de defensa de todo el país.

En horas de la mañana conversamos con Wilfredo Saavedra, a propósito de este y otros temas, como su supuesto alejamiento de Santos y Marco Arana.

¿Cuál es el objetivo de esta Asamblea de los Pueblos?
Centralizar nuestra lucha en una organización que comprometa el destino de nuestro país. Hoy están aquí representados veintidós departamentos, con la ausencia de Ancash, Iquitos y Madre de Dios. Esto es para escuchar la voz de los excluidos, de los sin voz, porque acá no hay grandes dirigentes, no están aquellos que dicen representar naturalmente a nuestros pueblos. En ese sentido los burócratas del sindicalismo urbano y rural nos han dado las espaldas.

¿A quiénes se refiere?
A que hay organizaciones representativas con dirigentes eternos que se han subido al carro del gobierno central para vivir del Estado.

¿Hay un alejamiento con el Gobierno Regional de Cajamarca?
Es algo natural. La coordinadora interprovincial del frente de defensa empezó su labor de concientización hace dos años con cinco frentes de defensa, durante el conflicto fuimos ocho frentes de defensa, entonces surgió otro frente que está dirigido por el MAS de Patria Roja. Nosotros no nos molestamos por eso porque estamos en el mismo camino. Somos diferentes opciones pero tenemos el mismo objetivo y creo que ambos nos iremos probando en el derrotero de lo que significa el conflicto social.

CONTROVERSIA

¿Le pidieron dar un paso al costado los mismos dirigentes del frente que usted preside?
No. Aclaremos. Cinco miembros del frente de defensa, que en noviembre del año pasado fueron ratificados como dirigentes, son los que dirigieron una carta el 22 de este mes para que podamos reestructurar el Frente de defensa Ambiental de Cajamarca. Pero estas cinco personas no han asistido durante casi tres meses a las asambleas y nosotros nos reunimos casi semanalmente. Los miembros que no asisten a tres reuniones, como está establecido en las normas, dejan de ser miembros. En esa medida, los que dirigen esa carta no tienen autoridad para hacerlo. Algunos, como Andrés Caballero, que ya no participaban desde enero fueron reemplazados. Ante todo esto, el frente de defensa ha formalizado la expulsión de cuatro de esos dirigentes y ha aceptado la renuncia del ingeniero Wilson Hernández. Hoy tenemos nuevos dirigentes.

¿Quiénes corren con los gastos y la logística de esta Asamblea de los Pueblos?
Hemos hecho una actividad el domingo pasado, una parrillada cuyo costo ha sido de diez nuevos soles por tarjeta y nos ha dejado un ingreso líquido de siete mil nuevos soles. Además de recibir contribuciones en alimentos de los diversos sectores organizados que tenemos en los mercados; y por supuesto, todos los sectores sociales que hoy están representados aquí están cubriendo estrictamente sus gastos de pasajes y hospedaje.

HUMALA

El presidente Ollanta Humala ha dicho que las aguas de Cajamarca no solo están contaminadas por minerales sino también por ideologías…
Humala está pensando como los invasores coloniales de 1532, pero con la diferencia de que ahora es el mismo gobierno el que nos invade con la excusa de que hay extremismos y violentistas antidesarrollo que se están oponiendo a la viabilidad del proyecto minero Conga. Nosotros asumimos la defensa de nuestras cabeceras de cuenca de acuerdo a lo que está establecido en la ley, en lo concerniente a la aprobación que se dio al EIA de Conga. No nos estamos saliendo más allá de los márgenes que establece la ley, salvo en las vías fácticas de la protesta social. Y es que nos vemos obligado a hacerlo con el fin de ser escuchados por nuestro gobierno.

PERITAJE

¿Qué resultado esperan del peritaje técnico convocado por el Ejecutivo para Conga?
El resultado ya está señalado. Se ha contratado peritos para justificar desde el punto de vista técnico la mitigación de algunas cosas que podría significar la destrucción de tres lagunas menos una. El gobierno va a seguir con el proyecto sí o sí, y para eso va a reprimir al pueblo.

¿Cuál será la respuesta de los frentes de defensa si eso ocurre?
La que el pueblo asuma. Nosotros somos representantes de parte del pueblo y mediremos las condiciones, y por ello estamos dispuestos a llegar a la confrontación, es decir a recibir lo que se nos venga por parte del Estado. Si nosotros estamos convencidos de que el proyecto minero Conga no debe desarrollarse por lo altamente contaminante y destructivo en esa zona tenemos que ser intransigentes defendiendo nuestra posición. La salida va entonces por la confrontación.

¿Cómo frentes de defensa tienen la capacidad de movilizar a una ciudad completa?
Lo hemos demostrado con motivo del paro indefinido, y los otros frentes de defensa también han demostrado su capacidad de movilización.

De darse tal confrontación ¿se volverán a reunir con el gobierno regional?
Nosotros estamos juntos.

¿No hay un alejamiento definitivo con Gregorio Santos y Marco Arana?
Que hoy estemos separados no significa que no estemos juntos. Estamos en un proceso de calma y cada uno está potencializando sus capacidades, a nivel orgánico, a nivel social y a nivel técnico. Yo niego que haya una división, ahora es que debemos estar más juntos. Pueden existir algunas contradicciones en el análisis de los temas pero nada más.
*   *   *

DATOS
En la Declaración de la 1era Asamblea Nacional de los Pueblos 2012, realizada en Cajamarca, se dictaminaron diez puntos:

1. Declarar la inviabilidad permanente del Proyecto minero Conga.
2. Defensa irrestricta del agua como recurso natural y derecho humano con rango constitucional.
3. Desarrollar una Plataforma Unitaria de Lucha a nivel nacional.
4. Nueva Ley de Consulta de acuerdo al Convenio 169 de la OIT.
5. Defensa de los Recursos Naturales y Culturales.
6. Defensa del uso del territorio de los pobladores consuetudinarios.
7. Luchar por Constituir Frentes de Defensa verdaderamente representativos.
8. Hacer esfuerzos para unificar las luchas indígenas, campesinas, estudiantiles y obreras.
9. Sentar las bases para la convocatoria a una Asamblea Constituyente.
10. La Construcción de del nuevo instrumento político representativo a nivel nacional hacia un Nuevo Compromiso Popular.

¿En qué momento se jodió Conga?


Quizá una de las preguntas más difíciles de responder por la complejidad que representan y abarcan sus componentes, tanto sociales como económicos, ecológicos y políticos.

Hubo un tiempo en que la mención “Conga” no llamaba a preocupación. Hablamos de un proyecto que se presentaba independiente, transparente y casi un ejemplo de cómo convivir con las comunidades dentro de la zona de influencia. Una empresa que era la envidia de sus vecinas, las que a menudo se veían convulsionadas por diversos conflictos.

¿Cómo consiguieron esto? Prometieron chamba. Los famosos cupos laborales. Todo el mundo tenía una perspectiva de mejora económica por el trabajo que les habían asegurado para las próximas décadas. Por aquel entonces los dirigentes ambientalistas no eran bien recibidos en las comunidades. Algunos hasta fueron echados entre pifias e insultos. De las lagunas se hablaba muy poco.

La labor de explicar los impactos ambientales era una tarea muy delicada y se daba paso por paso, en exposiciones, con proyecciones y videos institucionales. En un inicio solo se habló de explotar la Laguna El Perol, pero no estaba claro cómo. Con el tiempo se habló de “trasvase”, y ya no de una, sino de dos lagunas. Los comuneros se preguntaban cómo era posible trasvasar una laguna natural, pero la empresa minera se las arreglaba para crear una idea de equilibrio ecológico. Para entonces ya existía cierta desconfianza social, la que se atenuaba con las propuestas de trabajo e inversión. La empresa pronto se dio cuenta que había excedido su capacidad real de oferta y que tuvo que decir basta: no habrá trabajo para todos.

Esto se sumó a otro proceso social complicado: los límites de la zona de influencia. O sea, solo hasta este punto es mi responsabilidad social, de aquí hacia allá ya no tengo nada que ver. ¿Pero qué pasa cuando por toda esa zona que no se considera de influencia van a transitar a diario las maquinarias, los trabajadores y funcionarios de la empresa minera que ganará millones y millones de dólares? Quienes veían pasar las camionetas polvorientas por sus narices fueron creando un rencor que terminaría en reclamos que la empresa minera buscaría solucionar nuevamente con “cupos laborales”. Llegó un punto de tal derroche económico que se creyó que todo se podría solucionar con dinero y más dinero.

Corrían las semanas, meses y años en relativa calma, con algunos “percances” como la creciente oposición de la comunidad El Ámaro a la minería, además de la ya emblemática Ordenanza municipal de Celendín (2004) declarando zona intangible contra la explotación minera a toda el área correspondiente a las lagunas Azul conga, La Laguna del Perol, Laguna Cortada, Laguna Alforjacocha, Laguna de Milpo y las Microcuencas del Río Sendamal, Río Chugur, Río Chugurmayo…”. Todos estos, por supuesto, “percances” llevaderos para la empresa. ¿Y los periodistas?, la mayoría alineados.

Conga había logrado crear exitosamente una idea de independencia con respecto a Yanacocha, a tal punto que muchos ni siquiera las asociaban o las consideraban dos empresas abismalmente diferentes, casi ambivalentes. Minas Conga S.R.L. tenía una gran aceptación en Celendín y podían participar, por ejemplo, en su corso carnavalesco en medio de aplausos. Pero llegó el momento en que los comuneros vieron llegar a ingenieros de Yanacocha, a las camionetas de Yanacocha, a personal con chalecos, cascos y fotocheks de Yanacocha. ¿Qué está ocurriendo? se preguntaban.
Los funcionarios de Conga encontraban algunas excusas creíbles al inicio y lograban salir del interrogatorio. Pero Yanacocha les exigió a los trabajadores de Conga que ya era hora de que las comunidades entendieran que el proyecto era de Yanacocha. Se les dijo que debían ponerse la camiseta y no tener vergüenza. Así Yanacocha mostró que Conga era su hija, y no un proyecto independiente como se creía al inicio. Quizá quisieron lavar su mala fama con Conga.

Yanacocha no solo exportó su personal, sino también su forma de trabajo, incluida la prepotencia de algunos de sus funcionarios y capataces.

En la mentalidad comunera cajamarquina, Yanacocha tiene una pésima recordación, ya sea por no cumplir sus compromisos, por denuncias de contaminación, por el desastre de Choropampa, por los muertos de Combayo en enfrentamientos con Forza, por el seguimiento al Padre Marco Arana, etc., etc. Existe un rechazo prácticamente tácito a todo lo que haga Yanacocha en Cajamarca. Las cosas empezaban a ponerse tensas.

Los comuneros ya no creían tanto en que el “trasvase” de las dos lagunas se haría sin afectar el medio ambiente, o que les cumplirían sus cupos laborales, o que trabajarían sin ser abusados por la mina con peor reputación de la zona. Para entonces, los dirigentes sociales y ambientalistas empezaban a tener una mayor acogida en sus visitas a las comunidades. Y ya no se hablaba de trasvasar dos lagunas, sino de eliminar todas las lagunas de la zona de Conga y de reemplazarlas con tres o cuatro reservorios. La afectación real de sus aguas puso a los comuneros en más alerta que nunca.

La aprobación del proyecto minero por parte de muchas comunidades de la zona de influencia no se daba necesariamente porque creyesen en las bondades de la gran minería, sino porque es una, o probablemente la única, forma de salir de la miseria. En lugares donde el Estado nunca va a llegar, donde nunca va a proporcionar una forma sostenible de desarrollo, es fácil entender que si una minera llega y ofrece trabajo y un precio “razonable” (aunque siempre sea poco) por las tierras, la gente va aceptar lo real, lo tangible. Los pobladores saben (o lo consideraban) que es imposible luchar contra una minera, ya que el Estado y la minera son uno solo. Por lo que, antes de acabarse la vida luchando contra un imposible era mejor sacarle todo el provecho posible, ya que además estaban en su derecho por ser sus tierras. Pero como decimos, de ahí a creerse el comercial de las bondades de la mega minería, estaban muy lejos. El eje principal: la necesidad.

Los humores andaban alterados, la gente estaba descontenta porque los cupos laborales parecía que ya no se cumplirían en su totalidad, la gente fuera de la zona de influencia empezaba a reclamar más derechos y beneficios, la verdadera identidad de Conga, Yanacocha, causaba mucha desconfianza y temor, la preocupación por las lagunas y el futuro de las aguas empezaba a ganar terreno, los dirigentes sociales y líderes ambientalistas (antes echados, ahora convocados) tenían mayor convocatoria. Pero aún con todo eso, la cosa parecía “manejable” Entonces, ¿qué ocurrió para que todo cambiase?

En primer lugar se empezó a hablar de un rondero al que todos en la zona conocían y a quien respetaban, Gregorio Santos. El conocido Goyo, quien enarbolaba un discurso de confrontación contra los abusos de la gran minería, postulaba por segunda vez a un cargo regional en Cajamarca. Y ganó. Entonces, mucha gente se sintió por primera vez representada y con ánimos de saber que podía volver a luchar sin perder las esperanzas. “A Goyo no lo hemos conocido recién en la elecciones, sino de mucho antes, él es nuestro hermano rondero que ha venido aquí a escucharnos cuando nadie venía”, dice una campesina de la zona de influencia.
Y de hecho Goyo, a través de la logística de su partido (MAS – Patria Roja) y del Gobierno regional, tendría una participación fundamental en impulsar la que consideraba una correcta lucha social. Ganancia política, incluida.

En segundo lugar, Yanacocha anuncia que Conga sería la mayor inversión minera en la historia del Perú, y una de las más grandes de Latinoamérica.
Hasta hace unos años, el proyecto Conga era tomado como un proyecto menor, basado inicialmente en la explotación de cobre. Luego se habló de oro y plata. Nada del otro mundo. Pero al anunciarse que sería lo más grande que el país vería en su vida republicana, muchos factores cambiaron y muchos resortes se dispararon, entre ellos los ambientales y políticos. El que Yanacocha haya dado luz verde a su proyecto Conga el 27 de julio, horas antes de la asunción de mando de un nuevo presidente, generó mayores especulaciones. Mucho tuvo que ver la propia empresa minera y sus errores (de los que no parece aprender) para que el clima se enrareciera en su contra. Pésimo manejo logístico. Como breve recuento: una familia era desalojada por la Dinoes ante los gritos desesperados de una mujer, el video recorrió de inmediato las redes sociales. Un ministro regresaba a Lima en el avión privado de la Newmont, y ocho heridos (uno quedará paralítico) era el resultado de un enfrentamiento en la laguna El Perol cuando las cosas ya estaban avanzadas.

Retomando, en tercer lugar, un candidato a la presidencia, también reincidente en sus aspiraciones electorales, se presentaba en Cajamarca con un discurso reformador y al parecer antiminero: “¿ustedes, toman agua o toman oro?”. Era Ollanta Humala Tasso, y también ganó. Fue  presidente de la República. Entonces, el cambio y el respeto de los derechos básicos ya no eran meras esperanzas, sino posibilidades reales. La gente podría reclamarle a la mina que no contaminase sus aguas, que invirtiese mucho más para el cuidado del medio ambiente y que de realizarse actividades mineras (en lugares adecuados basados en una zonificación ecológica económica) éstas deberían dejar  mayores ganancias para las comunidades. El SNIP y el MEF ya no serían un obstáculo para el desarrollo real y se prescindiría al fin de esa política asitencialista de las mineras y el Estado. Tenían a un presidente regional de izquierda en Cajamarca, y a un presidente nacionalista en el Gobierno. Todo parecía cambiar.

En cuarto lugar, para entender el conflicto, tenemos a un Ollanta Humala, tras cien días de gobierno diciendo ante un grupo de periodistas que ¡Conga va! Así, sin rodeos ni anestesia. Conga va, porque de esa plata saldrán los activos para poder realizar la gran transformación. Y peor aún, un presidente diciendo que no quiere reservorios, sino lagunas modernas. Nadie entendió nada, solo se sintieron traicionados por el hombre en el que depositaron todas sus esperanzas. Pero aún les quedaba una carta: Goyo.

En quinto lugar, en la ciudad de Cajamarca (a inicios del 2011) se revive la animadversión contra Yanacocha debido a las declaraciones del vicepresidente de Operaciones de Newmont, Carlos Santa Cruz Bendezú, en el Investor Day realizado en Nueva York, donde señala que: “En Cerro Quilish consideramos iniciar operaciones alrededor del año 2016. Necesitamos recordar que Cerro Quilish es uno de los mejores depósitos mundiales de oro que no está todavía desarrollado”, y que: “El proyecto depende de las aprobaciones de autoridades y la comunidad”. El Cerro Quilish fue declarado como zona protegida y libre de minería en el 2004 gracias a la enorme presión popular, por lo que las declaraciones de Santa Cruz, en plena campaña electoral, fueron tomadas como una provocación. Se programan entonces visitas conmemorativas al cerro protegido. Lo que encuentran los sorprende: “Según denuncia de los visitantes al Cerro Quilish, el domingo 11 de septiembre (2011), incluyendo al congresista nacionalista Jorge Rimarachín, aguas ácidas “tratadas” de Yanacocha, a través de cuatro tubos, irían a dar a río Grande, el que abastece a la planta de tratamiento El Milagro, y que termina en los hogares cajamarquinos”.
Se inician las marchas y la gente vuelve a la calles. Se cuestiona la labor de Sedacaj y su cercanía con la empresa minera. Toda esa indignación se traslada casi por inercia al caso Conga.

Y en sexto lugar, el contundente informe Gieseck que revela que dos lagunas servirían nada menos que de botadero de desechos contaminados del proceso minero, además de puntualizar que la Ley de Recursos Hídricos en su artículo 75º, reconoce las cabeceras de cuenca como zonas ambientalmente vulnerables, pudiendo inclusive declararse su intangibilidad”, y dado que “el Proyecto se desarrollará sobre una cabecera de cuenca que abastece a 5 microcuencas, se recomienda una mayor evaluación…”. Informe que fue determinante para potenciar los reclamos contra el proyecto minero. Y que servirá –creemos- en un futuro cercano para establecer un punto dirimente entre los peritos contratados por ambos partes en conflicto.

Ahora que el proyecto Conga (ocultando el logo de Yanacocha) ofrece, a través de spot televisivos, decenas de beneficios, ¿la gente aún estará interesada en la oferta?

En fin, entender y analizar la problemática cultural, económica, ecológica y política de un conflicto social en el Perú es una tarea ardua que no se pretende concretar con este breve artículo, pero al menos se ensaya un acercamiento a algunas probables razones que expliquen, para decirlo en vargasllosiano, en qué momento se jodió Conga.