Los Reales de Cajamarca

Aparecido en la revista cajamarquina Nuestra Gente



Por Alan Luna


“Los Reales de Cajamarca” son la expresión folklórica más exitosa y reconocida de nuestro departamento. Su trayectoria es la trayectoria misma de la música cajamarquina. Y los Reales son básicamente un dúo, conformado por Guillermo Arias y Rosa Aguirre.


Rosa Aguirre nace en Trujillo y proviene de una familia de músicos, su padre mismo la incentivaba repitiéndole “...tú debes ser una gran artista, tú debes ser una gran cantante...”, a pesar de la entendible oposición de la madre por considerar el canto como una seudo profesión. Rosa siguió el llamado y de niña empezó a cantar rancheras en el colegio y ha ganar concursos. El músico y representante artístico, Tito Mercado, convenció a la madre y se convirtió en el profesor y manager de la niña, ganando concursos musicales a nivel nacional. Desde entonces vino el crecimiento, el trabajo y las caravanas a provincias, lo que motivo entonces que la madre se negase tajantemente a que su hija siga un medio rodeada de artistas, músicos, viajes y bohemia.


Los promotores la llamaban pero solo había silencio como respuesta. Silencio que duró casi cuatro años.


Pero el silencio duró hasta que el azar de la vida contactó a Rosa con un vecino muy talentoso, Guillermo Arias, gran violinista y el otro futuro pilar de “Los Reales de Cajamarca”. En 1971, Rosa decide cantar huaynos, interpretando temas de “Pastorita Huaracina”, para luego integrar el grupo “Plegaria de los Andes” -dirigido por el mismo Guillermo Arias- y ganar más concursos nacionales. Hubo altibajos, pero el éxito se impuso para Rosa y Guillermo, llegando a grabar para la disquera Virrey, bautizándose con el emblemático y ya histórico nombre de “Los Reales de Cajamarca”. Aunque la “pegada” demoró un poco, el boom llegó en 1974 con el tema “Loca Juventud”, que los hizo muy populares.


* * *


Guillermo Arias ve su primer amanecer en la localidad de Paucamarca (San Marcos) – Cajamarca. El lado paterno lo hizo heredero de sus aptitudes artísticas. Como en todo ser talentoso, las expresiones se dieron en muy temprana edad, y el padre supo como incentivar ese talento: le regalo al pequeño Guillermo su primer violín, con el que figuró en los eventos escolares.


Ya de joven y por razones de salud Guillermo se traslada a Guadalupe (La Libertad) para tratarse de una enfermedad renal que requería de una delicada intervención quirúrgica. Todo ello sin contar con los medios económicos necesarios. La buena suerte jugó a su favor, y con la ayuda de “Las Hijas de la Caridad” se recuperó sorprendentemente. Desde entonces se trasladó a Trujillo.


En Trujillo, estudió, trabajó y desarrolló aun más su pasión artística. Allí conoció a su vecina, Rosa Aguirre. También conoció a Tito Mercado y al “Indio Mayta”, quienes lo animaron a seguir estudios en el Conservatorio Nacional de Trujillo. Guillermo formó parte de la agrupación Los Wiracochas cuyo director era el gran “Indio Mayta", ganando el primer lugar en diversos concursos. Luego participaría en Plegaria de los Andes, y en 1973, auspiciados por la disquera Virrey, junto a Rosa Aguirre, nacen “Los Reales de Cajamarca”.


* * *


En contacto telefónico, la señora Rosa Aguirre nos cuenta que en los últimos días, Los Reales han recorrido Cutervo, Chota, Santa Cruz, Namora, Trujillo, Lima, llegando hasta Querocoto, Juanjui, Tarapoto, Piura, etc., que están muy agradecidos por el cariño y el recibimiento que la gente le hace a todas partes donde van, incluso en el extranjero, de donde reciben saludos de aprecio, por ejemplo desde España o Canada. La señora Rosa nos cuenta también sobre su trayectoria, son 37 años trabajando esforzadamente, nos dice. Ella vio el cambio interpretativo y de ejecución a través del tiempo, de la guitarra, antara, bombo y cajón, al teclado, violín y bajo electrónico. Nos dice que ahora es mucho más fácil grabar en digital a diferencia de antaño que se grababa canal por canal, que le tiene cariño a todos sus temas por igual, que cuando sube al escenario se transforma, deja su timidez característica para entregarse a su público. A pesar de haber nacido en Trujillo se siente más cajacha que cualquiera, por eso utilizaba en el escenario la vestimenta típica de una cajamarquina, claro que ahora ya se ha sofisticado. Nos cuenta, también, que no ve con buenos ojos todos los escándalos que promueve la televisión a través del mundo folklórico. Y para terminar, recomienda a todas las nuevas generaciones que sean creativas, que no se cuelguen de lo ya creado, que tengan su propio estilo, que escriban sus propias letras. La señora Rosa es muy amable, incluso cuando le preguntamos si las autoridades de Cajamarca han reconocido a “Los Reales de Cajamarca” como se debe; claro que no, responde. Hasta ahora, nada, salvo por un diploma que alguna vez nos diera un alcalde, culmina.


Fotos: cortesía Sonolíder

Article written by AUTHOR_NAME

WRITE_ABOUT_YOURSELF

2 comentarios:

pilar dijo...

QUISIERA PEDIRLES QUE ME AYUDEN A BUSCAR LOS TELEFONOS PARA PODER CONTACTAR A LOS REALES DE CAJAMARCA Y A SILVERIO URBINA, NO SE SI ME PODRAN AYUDAR A CONTACTARLOS

pilar dijo...

te comento que mi papa es mayordomo este año de la virgen del rosario de su pueblo de sitacocha, el tiene 82 años y me gustaria darle esa sorpresa por ello que trato de ubicar a los reales y a silverio porque nos gusta mucho a mis primas y a mi. Dios quiera que me puedas ayudar, de antemano muchas gracias