La Chirimoya y sus derivados de altura… “San Juan”, por una bio-empresa

Aparecido en la revista cajamarquina Nuestra Gente, Julio - 2009



Dulce. Agridulce. Pulposa. Aromática. Tierna. Jugosa. Madura. Noble. Nutritiva. Fibrosa. Sana. Fresca. Lisa. Medicinal. Cajamarquina. Y cuanto adjetivo se le ocurra al locutor que dirige la ceremonia. Tiene toda la razón. Pruebe, por favor. Con confianza…y bienvenido al VIII Festival de la Chirimoya en el distrito de San Juan.


La Chirimoya es el fruto bandera de San Juan y su potencial empresa de exportación, no solo fuera del país, sino -y básicamente- dentro. El país entero debería tener en su mesa, cada mañana, una mermelada de Chirimoya. ¡Qué tal! Y las chicas de la universidad, su yogurt light de Chirimoya. Y para los más pequeños, su torta y croquetas de Chirimoya. Listo.

Sorpresiva resulta también la variedad de Chirimoyas que se puede hallar en los pueblos de “Alto Jequetepeque”. Con el perdón y gracia de los presentes, a continuación la lista tentativa: La Tetona, La Chuchuda, La Panza de Vaca, La Lanuda, La Lunareja, La Melón, La Piña, La Ceniza, La Cumbe. Y esto como muestra en un solo stand de la exposición. Pero, abran paso que la reina del festival y el Alcalde vienen a probar el fruto estrella y sus derivados.


¿Derivados de la Chirimoya? Sí. ¡Todo lo que se imagine…Acá lo producimos!: Jalea, vino, manjar, crema, cóctel, pisco, mermelada, tortillas, queque, croquetas, yogurt. Todo de Chirmoya. Todo. Y es que en la variedad está la competencia; y en la competencia, la posibilidad. ¿Quién pidió un frasco de jalea? Seis soles, amigo.


Los Comités organizadores y productores como “La Huaylla”, “Nuevo Progreso”, “Cachilgón”, “El Naranajo”, “San Juan”, “El Higuerón”, “El Tingo”, La delegación de la Asunción, El Programa Juntos y el SENASA, han llegado de diversos lugares para formar un frente común para el progreso, un trinchera verde que cosecha su esfuerzo a las faldas del sobrecogedor cerro El Gavilán. Esa mañana, todos están llenos de expectativas y optimismo. Optimismo por consolidar una empresa que les de seguridad económica y un sustento que heredar a los hijos.


La señora Virginia, el productor Iván Martínez, el comunero Juan Vigo y la asuncionera Adela Aquino (entre muchos) se preparan -bajo toldos que los protegen del ardiente sol de San Juan- a atender a los visitantes y a sorprenderlos con sus puntuales exposiciones, de cómo se prepara, por ejemplo, un manjar, una jalea o un pisco sour de Chirmoya. Es cierto, también, que hay necesidades y prioridades que atender: formalización, registro sanitario, rutas en buen estado, capacitaciones, almacén adecuado, etc.


Salud. Un brindis con los presentes y se declara inaugurado este VIII Festival. Festival que no hubiese sido posible sin la permanente y profesional labor del SENASA: esos soldados biológicos que libran una batalla con la perjudicial mosca de la fruta. No por casualidad el motivo del logo del Festival es una coqueta Chirimoya que aplastan sin miramientos a una larva de la mosca de la fruta.

Y no por casualidad, “Divino Pecado” fue el trago a base de licor de Chirimoya con el que se brindó en el reciente foro de APEC.


De ligas mayores.

Article written by AUTHOR_NAME

WRITE_ABOUT_YOURSELF

2 comentarios:

bastos dijo...

Frutos benditos de la buena tierra,muchos saludos para la gente cajamarquina.Muy interesante tu blog...y tus canciones tambien.

Alan Luna dijo...

gracias