Karla Fontenla, belleza y turismo

Apararecido en la revista cajamarquino Nuestra Gente - Febrero 2009
Por Alan Luna

Para mucha gente, incluida esta redacción, ella debió ser la Señorita Carnaval 2009. El barrio Nuevo Cajamarca le propuso ser su representante, y Karla, después de un insomnio meditativo y de entendibles nervios, aceptó. Su madre la supo incentivar y el Comité la apoyó en todo.

El aceptar ese cargo es aceptar una responsabilidad. Y todas las candidatas lo saben. Desde el momento que decide portar una banda, una reina está expuesta a todo. Desde los animosos vecinos pasados de tragos, los confundidos fans adolescentes, hasta extraños comentarios en páginas webs y globazos en el mismo día del corso. Pero ese es un precio menor considerando la experiencia que una candidata puede ganar durante todo el evento. Hablar en público, enfrentar las críticas y desenvolverse con más soltura, por ejemplo.


Karla ha cumplido veinte años, estudia Administración Hotelera en Cenfotur y ya tiene algunos proyectos en mente cuando termine la carrera. ¿Una idea novedosa en Cajamarca? Un bar solo para mujeres. Cierto. Aunque el rubro de bares y pubs ha crecido considerable en Cajamarca, un local exclusivo para damas es una idea interesante. ¿Y todo el personal estaría conformado por mujeres? Claro. ¿Incluso el bartman? Por supuesto. ¿Y la seguridad? Ah, bueno, salvo allí.


¿Y por qué Turismo? Porque le gusta viajar y porque le gusta la idea de explotar todo el potencial de un lugar como una forma de desarrollo. Y karla cree que Cajamarca aún tiene mucho que ofrecer. En realidad mucho, y en eso está la tarea. En la carrera de turismo se aprende de todo. Desde el oficio de camareros hasta la contabilidad de una empresa. Desde tender camas y house keeping hasta cocina extranjera, idiomas y gerencia. Lo de cocina es un tema interesante ya que no solo se aprende a preparar la comida tradicional peruana, sino también la italiana, española y francesa. Y obviamente la novoandina. Un plato que se hizo merecedor a un diecinueve como nota fue el de “cuysa”: causa con cuy. De eso se trata, de creatividad y buen gusto.


Karla fue elegida como el mejor rostro entre las reinas. Suficiente para estar a un paso del cetro. Pero además tuvo la mayor puntuación en una página de web con más de 12 000 votos, lo que la hizo merecedora del título de Señorita Internet y de dos pasajes a Iquitos, gracias a LAN, Caretur y a la web organizadora. Fue la primera vez que viajó en avión y aún recuerda que en su primera travesía aérea hubo turbulencia. Anécdotas de viaje. Ya en Iquitos conoció la selva en todo su esplendor y se colgó como collar una pequeña anaconda. Conoció una tribu y se compró pulseras. Tiene fotos como recuerdo.


Karla no solo es bella, también es una mujer inteligente y decidida. Tiene una personalidad encantadora y la elegancia de una grácil modelo, además de los ojos más bellos de esta ciudad y un encanto en la mirada que bien podría haber inspirado esa vibrante versión de “Hay unos ojos” de Sasha Sokol.

Article written by AUTHOR_NAME

WRITE_ABOUT_YOURSELF

3 comentarios:

DavidG dijo...

preciosa

Alan Luna dijo...

Usted lo dijo

bastos dijo...

Extraordinaaria belleza peruana